8 de Marzo Día Internacional de la Mujer. Introducir la perspectiva de género en los procesos de detección y diagnóstico, esencial para las niñas y mujeres con autismo

 

Autismo España presenta una publicación con recomendaciones de buena práctica dirigidas a profesionales del ámbito educativo, sanitario y social para la detección y diagnóstico con perspectiva de género, de forma transversal y efectiva. En el siguiente enlace se puede tener acceso a la guía publicada:

Guía de detección y diagnóstico del TEA con perspectiva de género

Existe un importante vacío de conocimiento sobre cómo se presenta el TEA en el caso de las niñas y mujeres y cómo impacta en su calidad de vida, ya que este trastorno se ha considerado tradicionalmente como un trastorno que afecta mayoritariamente a los hombres. Esto se debe a las diferencias en las manifestaciones nucleares del TEA entre hombres y mujeres (parece que estas tienen una mayor competencia social o deseo de establecer contacto con otras personas, presentan menos comportamientos repetitivos, sus intereses pueden parecer comunes o similares a los de otras personas de su edad y género y tienen mejores competencias para camuflar o enmascarar sus dificultades sociales imitando a otras personas), a la falta de sensibilidad en las herramientas para la detección y el diagnóstico y a la existencia de un sesgo estructural en la práctica profesional.

Entre las recomendaciones que propone por Autismo España en la citada guía para mejorar la detección y el diagnóstico del TEA en niñas y mujeres, destacan las siguientes:

  • Incrementar la sensibilización y formación de los equipos profesionales vinculados a la sanidad, la educación y el bienestar social sobre las implicaciones del TEA en el caso de las niñas y mujeres, favoreciendo que su práctica profesional incorpore el conocimiento sobre sus características, necesidades y prioridades.
  • Incorporar una perspectiva de género en el abordaje global del TEA, en cualquier ámbito de actuación (salud, educación, bienestar social, políticas públicas, etc.), contribuyendo a eliminar los estereotipos de género que inciden en la detección, el diagnóstico y el apoyo que precisan las niñas y las mujeres en el espectro del autismo a lo largo de sus vidas.
  • Contar con equipos profesionales multidisciplinares altamente cualificados, que incorporen el criterio clínico experto y el conocimiento sobre las cuestiones de género que pueden afectar al diagnóstico del TEA.
  • Establecer procesos de coordinación entre diferentes sistemas (atención primaria, atención especializada, educación…), que faciliten la derivación a una valoración diagnóstica especializada cuando existan sospechas de que una niña o mujer pueda presentar un TEA.
  • Sensibilizar a profesionales y especialistas relacionados con la salud mental sobre las manifestaciones del TEA en mujeres adultas, de manera que consideren o descarten prioritariamente este diagnóstico cuando las competencias de comunicación, de reciprocidad social y de funcionamiento adaptativo estén especialmente comprometidas
  • Investigar sobre la sensibilidad de las herramientas empleadas para la detección y diagnóstico del TEA en el caso de las niñas y mujeres, y ajustarlas si es necesario, de manera que recojan adecuadamente sus manifestaciones clínicas.
  • Promover la investigación científica relativa a las manifestaciones del autismo en niñas y mujeres, así como sobre su detección y diagnóstico.