APLICACIÓN DE TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN CONDUCTUAL II

 

 

Seguimos trabajando en las terapias familiares las técnicas de modificación conductual.

LA RETIRADA DE ATENCIÓN

Se trata  de una de las técnicas más eficaces para el control de la conducta, en especial, para aquellas conductas que se manifiestan con rabietas, pataletas, lloros, pero sin manifestaciones agresivas ni de intención comunicativa. La retirada de atención se justifica bajo la hipótesis de que el niño/a efectúa tales manifestaciones para reivindicar ciertas demandas o llamar la atención, puesto que puede estar acostumbrado/a a conseguir lo que desea mediante este comportamiento. Así, puede haber aprendido que si efectúa cualquier petición acompañada de lloros o pataletas, la atención de los padres es mayor y es atendido antes en sus peticiones.

Antes de poner en marcha esta técnica, hay que analizar la situación con tranquilidad y verificar que se está produciendo realmente la conducta del niño/a por la supuesta demanda de atención. Para ello podemos valorar cómo reaccionamos nosotros/a ante la demanda, en qué momentos sucede y qué es lo que ocurre. ¿Le prestamos la atención y el tiempo que necesita el niño/a? Normalmente ¿cedemos ante sus demandas?, ¿nos dirigimos con frecuencia a él/ella cuando se porta “bien” para decírselo y premiarlo o sólo lo hacemos para regañar? Los episodios de rabietas, desobediencia, etc., son, en gran medida, aprendidos y, por tanto, también podemos efectuar un des-aprendizaje. En el caso de las personas con TEA también deberemos plantearnos la función de la conducta, ya que podríamos estar ante una situación de necesidad en la que no existe una forma alternativa de comunicación.

Esta técnica no es aplicable en conductas que cursen con fuerte agresividad verbal, física, con episodios de lanzamientos de objetos, autolesiones o, en general, para aquellos comportamientos que signifiquen peligro potencial para el niño/a u otros/as.

Para utilizar la técnica debemos tener claros los objetivos y el método que debemos utilizar:

1- OBJETIVO: Enseñar al niño/a que efectuando las peticiones de forma inadecuada (rabietas, lloros, etc.) no va a conseguir nada.

2- MÉTODO: Si retiramos la atención que prestamos al niño/a inmediatamente después de la aparición de las respuestas inadecuadas, éstas tenderán a desaparecer.

3-FORMA: ¿Cómo hay que hacerlo?

3.1- Retirar la atención inmediatamente. Evitar el contacto ocular o la emisión de cualquier recriminación, palabra o gesto. Hacer como si la conducta no estuviera ocurriendo (salvo en las conductas mencionadas anteriormente que pudieran suponer peligro para el niño/a u otros). Si sucede en casa, volverse de espaldas o salir de la habitación o estancia donde se encuentre. En situaciones fuera de la casa, dependiendo del lugar, debemos adaptarnos a las circunstancias. La regla general es mantenernos a cierta distancia sin prestar atención. Si la rabieta tiene lugar en un sitio público donde no puede haber separación física, permanecer a su lado, pero retirándole la atención como se ha mencionado antes (sin reacción visible ante la rabieta). Es importante que el niño/a no vea al adulto alterado emocionalmente, debemos transmitirle una sensación de que tenemos el control de la situación y que con su actitud no va a conseguir nada. Diríjale toda la atención cuando el niño se tranquilice, explicándole que enfadarse es normal, pero que no debe pedir lo que quiere gritando, pataleando, etc.: “Puedes conseguir algunas cosas si lo pides de otra forma”.

3.2- Está totalmente contraindicado verbalizar cualquier manifestación de reproche, sermonearle o advertirle de que no le vamos hacer caso por mucho que insista. De esta forma lo estamos retando y puede empeorar las cosas.

3.3- Una vez que la conducta empiece a bajar de tono puede progresivamente prestarle atención de nuevo.

RECORDAR QUE:

  • Estamos utilizando técnicas para conseguir que el niño/a desaprenda hábitos mal adquiridos y este proceso llevará un tiempo. Paralelamente debemos trabajar y potenciar las conductas alternativas que nos interesa que utilice.
  • Debemos ser constantes en la aplicación de la técnica y coherentes en su aplicación. Para ello es necesario que ambos padres y el resto de figuras relevantes para el niño (abuelos, tíos, etc.) actúen de igual forma ante las mismas conductas.
  • Al inicio de aplicación, estas técnicas suelen producir un aumento en la frecuencia e intensidad de las conductas que precisamente intentamos eliminar. Es un hecho normal e indicador de que vamos por el buen camino. No desanimarse tras los primeros fracasos, necesitaremos un poco de tiempo.

 

EL TIEMPO FUERA 

Ante conductas más subidas de tono, puede utilizarse la técnica de “tiempo fuera”, en el que el niño se le retira físicamente del espacio actual para trasladarlo a su habitación u otro lugar, por un breve espacio de tiempo. También pueden ser los padres los que se retiran del lugar donde esté el niño (cuando es posible, p.e. en el comedor de la casa).

Veamos algunas orientaciones para proceder adecuadamente:

1- El sitio al que lo retiremos temporalmente debe ser un sitio en el que no tenga al alcance juegos u otras compañías para entretenerse. No se trata de buscarle un sitio hostil sino un sitio que sea aburrido con escasas posibilidades de que pueda hacer algo para pasar el tiempo.

2- Debemos trasladarlo inmediatamente después de aparecer la conducta o en el momento que ha llegado a un punto insostenible (por ejemplo, lanzar una pelota contra la TV en el salón).

3- No discutir con él/ella, no entrar en recriminaciones ni calificativos despectivos como: “Eres muy malo y te voy a castigar” o “Me tienes harta, no tienes remedio“. Explicarle, con un tono calmado pero seguro e imperativo, el motivo de su retirada: “Como has pegado a tu hermano no vas a poder jugar con él, retírate a tu habitación, cálmate y piensa en ello“. Hacer caso omiso de sus protestas o promesas. Recordar mostrarse enfadado/a, pero no fuera de control. La idea es lanzarle un mensaje muy claro de que ha hecho algo que no está bien y que debe reflexionar sobre ello.

4- No permitir que salga antes de tiempo del lugar de “reflexión”. Si lo hace adviértale que deberá estar más rato en esta situación.

5- El tiempo de reflexión normalmente se calcula en base a un minuto por año del niño/a con un máximo de 20 minutos. Sin embargo, esto debe ser valorado por los padres. No se aconsejan tiempos más largos ya que pueden producir la conducta contraria a la que queremos eliminar.

6- Si cuando lo vamos a buscar nos vuelve a retar con conductas inadecuadas, hay que advertirle que si quiere salir deberá estar al menos 15 segundos sin efectuarlas. Mantenerse firme en la decisión. Si pasa la prueba es muy posible que los episodios remitan, si cede aumentarán con toda probabilidad.

7- En el caso de que haya provocado desperfectos en el interior del habitáculo (ha desordenado o roto alguna cosa) deberá reponerlo o corregirlo con alguna acción antes de salir.

8- Debemos tener cuidado que esta retirada física no comporte algún tipo de beneficio indirecto al niño/a. Por ejemplo, si dejar de estudiar, lo que haríamos es reforzar la conducta inadecuada. Ésta técnica suele ser muy efectiva si se utiliza adecuadamente y con decisión.

Como en todas las técnicas basadas en la retirada de atención, recordar que deben introducirse momentos de atención hacia el niño/a a la par de la aparición de conductas deseadas. El refuerzo verbal y físico (halagos, abrazos, manifestación de alegría, entrega de algún premio, etc.) potenciará la aparición de la conducta deseada porque consigue lo que necesita, mientras que en la conducta que queremos eliminar o cambiar lo que obtiene es una consecuencia de rechazo.

 

SISTEMA DE ECONOMÍA DE FICHAS

Formando parte de un tratamiento más global, la técnica denominada de “economía de fichas” suele funcionar muy bien para regular los refuerzos que recibe el niño/a. Para obtener un premio (juguete, tablet, excursión, etc.) deberá efectuar una serie de conductas deseadas (o dejar de hacer otras) que deben concretarse (portarse bien, obedecer, estudiar, ordenar sus cosas, etc.)

 

Tras efectuar esta conducta se le dará inmediatamente un reforzador (puntos, fichas…) que el niño ira recogiendo hasta llegar a una determinada cantidad, momento en el que se le entregará el premio final. También se pueden pactar pequeños premios inmediatos para ciertas conductas deseadas al tiempo que se acumulan puntos para el premio mayor (refuerzo demorado). Lo importante es conseguir que el niño/a se dé cuenta que obtiene mayores beneficios y privilegios actuando de forma correcta.

Veamos algunos puntos claves para el buen funcionamiento:

1- Dichos premios deben estar pactados de antemano, ser claros y atractivos. Buscar realmente cosas que le gusten.

2 – Asegurarse de que al principio puede ganarlos más fácilmente para motivarle. La entrega de estos premios debe ir acompañada de un halago sincero “estoy muy contento/a”, “lo haces muy bien” y, evidentemente, nunca deben ir acompañados de verbalizaciones negativas del tipo “a ver cuánto dura“. Dependiendo de la edad, capacidad cognitiva, nivel de hiperactividad deberemos ajustar el tiempo de espera para la obtención de la recompensa (no funcionará prometerle un premio para dentro de 2 meses).

3- En el caso de niños/as hiperactivos/as tener en cuenta que hay especial dificultad para posponer las cosas. En todos estos casos, si se entrega una ficha como reforzador, ésta podrá ser intercambiada (al menos al principio) inmediatamente por algún objeto de su deseo (pequeño juguete, dulce, etc.)

4 – Es importante crear una lista o cartel donde se pueda visualizar el estado de los puntos obtenidos y los que le faltan para llegar al premio. En caso de la aparición de mala conducta puede también utilizarse la retirada de alguno de los puntos (coste de la respuesta). Este aspecto es especialmente relevante en el caso de las personas con TEA ya que el refuerzo visual es básico para la comprensión de la situación.

5 – Ser constante en la aplicación de esta técnica y no dejarse llevar por la frustración en el primer contratiempo. Se necesita tiempo para cambiar hábitos mal adquiridos y no hay soluciones mágicas al respecto.

6  – Recordar que cuando se den instrucciones deben ser claras y concretas, sin contradicciones y de forma que sean comprensibles para su edad. Procurar no hacerlo acompañado de contacto físico instigador (la utilización de la instigación ha demostrado ser un gran potenciador del incumplimiento). En caso de dificultades con la comprensión del lenguaje ha de usarse siempre el refuerzo visual.

No se trata de que el niño/A aprenda a funcionar siempre a base de premios sino de darle, al principio, motivos para iniciar un cambio en sus conductas. Lo que se espera en el futuro es que las conductas adecuadas se mantengan no por los premios sino por lo que llamamos “reforzadores naturales”. Por ejemplo, un niño/a puede empezar a no efectuar determinadas conductas disruptivas por ganarse el premio, pero este cambio de comportamiento puede hacer que funcione mejor la relación familiar y esto convertirse a medio plazo en un reforzador más potente que el premio inicial. Las conductas pasan a ser controladas por las consecuencias positivas que se generan en su entorno.